Lo que necesitas saber sobre el CDB y el THC: Diferencias, beneficios y efectos secundarios

Published : 09/08/2019 15:33:33
Categories : Cannabis - marijuana Blog Rss feed

Lo que necesitas saber sobre el CDB y el THC: Diferencias, beneficios y efectos secundarios

Conoce el ABC del THC y el CBD y conoce tu cultivo al pie de la letra

Si no estás planeando cultivar tu propia planta, es importante comprender las diferencias entre estos dos cannabinoides distintos. Incluso si solo eres un consumidor. Hay tanta información disponible sobre las dos sustancias que puede ser una pesadilla separar la verdad de la ficción.

Una curiosidad natural a lo que probablemente ya estás consumiendo es normal. Sorprendentemente, afectan el cuerpo de maneras muy diferentes, y ambos producen sus propios efectos individuales y únicos. Quizás aún más sorprendente, tienen una composición química idéntica. Ambos están haciendo olas en consumo, holística, legislación, ciencia médica e incluso nutrición. Así que lo mejor es saber, antes de fumar.

CBD vs. THC: La Ciencia

 Como se indicó anteriormente, CBD y THC tienen exactamente la misma composición química. Cada uno contiene 21 átomos de carbono, 30 de hidrógeno y dos de oxígeno. Lo que los hace diferentes es cómo se organizan estos átomos. Lo que significa que la principal diferencia química entre los dos descansa en un solo átomo de carbono, minúsculo. La disposición de las moléculas que interactúan con nuestros cuerpos es similar al corte de una llave. Una pequeña diferencia cambia toda la estructura y función de la llave.

Tanto Cannabidol (CBD) como Tetrahydrocannabinol trabajan en conjunto con el Sistema Endocannabinoide (ECS) del cuerpo humano. Este sistema consiste en una red de receptores que se encuentran en todo nuestro cuerpo. Piensa en los receptores como la cerradura de nuestra llave molecular. Las cerraduras del ECS solo funcionan con llaves cannabinoides, como THC y CBD.

Los científicos han encontrado dos tipos principales de estos receptores, CB1 y CB2. Mientras que ambos trabajan con cannabinoides, se encuentran en diferentes áreas del cuerpo. Los receptores CB1 se encuentran en partes del cerebro que son responsables de cosas como la memoria, la alta cognición, la emoción y la coordinación motora. Los receptores CB2 se encuentran en todo el Sistema Nervioso Central (SNC) y el sistema inmunológico. El sistema nervioso central es en gran parte lo que conecta nuestros cuerpos con nuestros cerebros, coordinando las funciones de los dos.

Debido a que el THC y el CBD tienen una estructura ligeramente diferente, interactúan con los receptores de maneras únicas y diferentes. Tanto el CBD como el THC se unen normalmente al receptor CB2. Cada llave encaja con gracia en la cerradura. Sin embargo, el CBD no se une directamente con los receptores CB1, donde si lo hace el THC. De hecho, solo la mera presencia de CBD puede evitar que el THC se vincule con CB1, o eliminar el THC del bloqueo ECS si se unió antes de que apareciera el CBD.

La unión del THC a los receptores CB1 en el cerebro es lo que los científicos consideran como la razón por la que el THC te pone en éxtasis. Donde el CBD no tiene ningún efecto psicoactivo, y puede incluso servir para neutralizar la alta producción de THC.

CBD vs. THC: Sus usos

 Las formas específicas en que el CBD y el THC se unen (o no se unen) con nuestro sistema endocannabinoide explica el cómo y por qué los cannabinoides se pueden usar para afectar positivamente nuestra salud, mente y estado de ánimo.

Cada vez que se inserta una llave molecular en una cerradura del receptor, se liberan otros químicos (llamados neurotransmisores). Estas sustancias químicas se activan en todo el cuerpo para realizar diversas funciones. Además de producir la sensación de éxtasis, el THC difiere en los tipos de efectos de mejora que produce en el cuerpo.

El THC se usa para ayudar con condiciones como:

  • Dolor
  • Espasmos musculares
  • Glaucoma
  • Insomnio
  • Bajo apetito
  • Letargia
  • Nausea
  • Ansiedad
  • Depresión

El THC se ha usado durante mucho tiempo para la náusea y el dolor, específicamente en combinación con los tratamientos de quimioterapia. Sin embargo, la nueva evidencia muestra algunas aplicaciones futuras muy prometedoras que el THC podría ofrecernos.

Se ha demostrado que el THC es increíblemente útil no solo para tratar las disfunciones mentales, sino también para poder estudiarlas. En un nuevo estudio realizado en ratas, gracias a los efectos de THC sobre la ansiedad, los investigadores pudieron comenzar a aislar qué parte del cerebro puede ser responsable de la ansiedad.

Como el CDB no tiene ningún efecto de euforia, y generalmente solo se une a los receptores que se encuentran en el cuerpo, sus funciones generalmente son más útiles para tratar las dolencias físicas.

  • Convulsiones
  • Inflamación
  • Dolor
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Nausea
  • Migrañas

Se han reportado casos de CBD donde se ha evidenciado que ayuda con enfermedades mentales como la ansiedad o la esquizofrenia, pero los resultados han sido variados en el mejor de los casos y los investigadores todavía están dudosos sobre las supuestas propiedades ansiolíticas del CBD. Lo que quizás sea el beneficio mejor investigado y más fundado para el uso de CBD con fines medicinales es como anticonvulsivo. Varios estudios han demostrado que el CBD funciona bien para amortiguar y disuadir la actividad de las convulsiones difíciles de controlar.

CBD vs. THC: La Legalidad

 

Aquí es donde las cosas tienden a ponerse un poco complicadas. Dependiendo de en qué parte del mundo te encuentres, ambos, o ninguno de los dos (THC o CBD) podrían estar disponibles para ti. El mundo aún está decidiendo si alguna de estas sustancias tiene algún mérito. Quizás debido a sus notables efectos psicoactivos, el THC ha sido prohibido en la mayoría de los países del mundo.

En los Estados Unidos, todavía se considera ilegal a nivel federal. El CBD tiende a existir en una zona mucho más neutral cuando se trata de la ley. Debido a que no tiene la capacidad de producir efectos eufóricos o similares a las drogas, el CBD generalmente se considera legal por defecto. Sin embargo, esto se aplica estrictamente al CBD derivado del cáñamo, donde el CBD derivado de las plantas de cannabis THC todavía se considera ilegal en muchos países, incluidos los EE. UU. Y el Reino Unido. Entonces, si bien el CBD no es realmente legal, tampoco es técnicamente ilegal.

Durante décadas, y tal vez incluso milenios, el CBD y THC no solo fueron legales, sino increíblemente ubicuas y ampliamente utilizadas en todo el mundo. Autóctono de Asia Central y el subcontinente, se han encontrado tuberías de arcilla recubiertas con residuos de THC que se remontan a 8000 AC. El historiador griego Heródoto (que existió alrededor del año 480 aC) observó que los habitantes de la antigua Escitia solían inhalar los vapores del humo de cáñamo, tanto para el ritual como para la recreación. En tiempos históricos, el CBD y el cáñamo se usaban regularmente para casi todo. De hecho, se cree que el cáñamo es una de las primeras plantas en cultivarse. Los materiales de construcción, la ropa, el papel, el cáñamo se utilizaron incluso para alimentar ejércitos y como un importante complemento nutricional para los primeros pobladores.

Entonces, si bien gran parte del mundo no parece demasiado preocupado por el CBD, el THC es definitivamente otro problema. Canadá y Uruguay son los únicos países del mundo donde el THC es legal a nivel nacional. Si bien muchos otros en todo el mundo han empezado a despenalizar el THC, todavía no se considera legal. La diferencia entre la despenalización y la legalidad está en la letra pequeña. Aunque está despenalizado, aún puede ser ilegal poseer, vender o producir cultivos que contengan THC. Si te atrapan, no puedes ser procesado o encarcelado, pero definitivamente puedes recibir una fuerte multa.

En los EE. UU., las mareas federales de legalidad relacionadas con el uso recreativo de THC pueden cambiar pronto. Con más estados en los EE. UU. Que han empezado a legalizar el THC y sus productos asociados, los legisladores están discutiendo si se debe legalizar recreativamente a nivel federal.

CBD vs. THC: Los efectos secundarios

 

Los efectos secundarios tanto del THC como del CBD son bastante similares a los principales efectos secundarios de cualquier medicamento, es decir, si eres alérgico a él, no debes tomarlo. Aparte de eso, la CBD tiene efectos secundarios tan insignificantes que se sugiere que los únicos que pueden ocurrir son el resultado de la interacción de la CBD con otro tipo de medicamento que puedas estar tomando. No se han establecido efectos a largo plazo a partir del uso de CBD. Se han observado pocos efectos secundarios temporales, si es que los hay.

Debido a que el THC interactúa un poco más directamente con su cerebro, los efectos secundarios de este cannabinoide son un poco más pronunciados. Si bien nunca se han observado efectos secundarios fatales, el THC puede causar molestias a corto plazo, como:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Problemas de coordinación
  • Sed/ Boca seca
  • Pérdida de memoria
  • Disminución del tiempo de reacción
  • Ansiedad
  • Paranoia
  • Enrojecimiento de los ojos

A pesar del hecho de que ninguno de estos efectos secundarios es fatal, existe cierta evidencia que sugiere que el uso prolongado puede causar algunos trastornos neurológicos, especialmente en adolescentes. Sin embargo, los experimentos para probar esta teoría solo se han estudiado en ratas, y algunos proponen que en primer lugar debe haber una predilección subyacente a la disfunción. Los investigadores sugieren que se requiere más investigación. Pero tal vez sea una buena razón para evitarla, al menos hasta que seas legalmente mayor de edad.

Recientemente, un médico forense en los EE. UU. informó el primer caso de sobredosis por marihuana conocida en el mundo. Afirmando que una mujer de 39 años había sufrido un paro respiratorio total luego de vapear aceite de THC altamente concentrado. Pero podría ser el único convencido de este supuesto efecto secundario, ya que muchos otros funcionarios calificados siguen estando altamente dudosos de este diagnóstico. En general, no se ha encontrado evidencia sustancial que afirme que el THC o el CBD puedan causar efectos secundarios a largo plazo o fatales. Así que sigue fumando, siempre que tengas más de 21 años.

Share this content