Micro-cultivo de cannabis: ¿Existe un límite de espacio para la floración?

Publicado el : 04/06/2019 09:12:41
Categorías : Cannabis - marijuana Blog Rss feed

Micro-cultivo de cannabis: ¿Existe un límite de espacio para la floración?

¿Estás pensando en sacar ese pulgar verde y producir tu propia planta de cannabis? Aquí tienes todo lo que necesitas saber para producir una planta de micro crecimiento saludable y robusta.

Casi todos los que están lo suficientemente interesados ​​en la hierba son conscientes de que la forma en la que se cultivan las plantas puede afectar la potencia del producto. Lo que quizás no sepas es que no necesitas una granja masiva y una configuración costosa para cultivar una hierba decente.
A medida de que el cultivo en casa se vuelve más popular, las personas están cada vez más interesadas en cómo cultivar una pequeña planta de marihuana.
A medida que crece, tu cultivo de tamaño completo requiere más que espacio. También necesita una dedicación constante y una gran cantidad de recursos y técnicas para que tenga un sabor perfecto.
Aquí entra el micro cultivo. El micro cultivo es esencialmente hacer crecer tu propia hierba sin la molestia y el gasto de tener una cosecha gigante. El micro cultivo es enormemente beneficioso para los cultivadores caseros y los principiantes aficionados a las plantas.
La mayoría de las plantas que son capaces de crecer en un microclima, y ​​que producen brotes de calidad, requieren menos agua, menos espacio, menos luz, y son más fáciles de cultivar. Pero hay algunas cosas que debes saber para poder llevar tu cannabis de semilla a hierba.

Tierra, Aire, Fuego, Agua

No, esta no es una línea de The Craft, estas son legítimamente todas las cosas que deberás tener en cuenta al cultivar tu propio brote. Bien sea cosecha pequeña o de tamaño completo, tendrás que considerar cada uno de estos elementos y adaptarlos a tu planta. No te preocupes, no es brujería, solo son buenas pautas de jardinería.

Tierra

Al comenzar tu cultivo, deberás prestar especial atención al espacio de crecimiento y a la calidad del suelo. Si estás pensando en crear una planta de buena calidad con una producción decente de brotes, tendrás que considerar el espacio de raíz que necesitará una planta determinada. Las plantas de cannabis vienen en, aproximadamente, dos variedades principales: Indica y Sativa.
Las plantas de Sativa son famosas por su crecimiento alto y largo, mientras que las Indicas tienden a producir una planta más pequeña y más tupida. Las Indicas funcionan muy bien para cultivos en espacios pequeños. Tienden a ser un poco más abundantes, por lo que son una excelente primera opción de cultivo para aumentar la confianza de tu pulgar verde.
Como se indicó anteriormente: las plantas tienen una tendencia a producir raíces en aproximadamente la misma proporción que producen plantas. Así que si tienes una cosa grande, tupida y verde que sobresale del suelo, esa planta va a necesitar un montón de espacio para la raíz. La regla general para el tamaño de la planta en relación con el volumen de la maceta es:
Planta de altura media: maceta de 12 litros.
Planta de 60cm: maceta de 5 litros
Planta de 24 cm: maceta de 2-3 litros
Planta de 13 cm: maceta de .5 litros

Si bien esta no es una regla fija, colocar una planta grande en una maceta pequeña puede hacer que las raíces crezcan demasiado en su espacio y se conviertan "atadas", o pueden crear demasiadas raíces y no dejar suficiente espacio para el suelo, los nutrientes y el agua.
En un entorno de microcultivo, la planta necesitará una mayor cantidad de fertilizantes y alimentos. Saber qué tipo de fertilizante y cuánto aplicar, dependerá en gran medida de la cepa específica de la planta que estés usando.
Comienza bien tu planta colocándola en tierra de buena calidad con una mezcla de perlita, vermiculita, composta y virutas de coco. La perlita y la vermiculita ayudarán a mantener tu suelo "friable" o desmenuzado, y evitarán que se convierta en un ladrillo si se seca. Ambas ayudan a absorber el agua, lo cual es excelente, ya que las plantas de cannabis necesitan bastante.
El compost permite que el suelo se llene de nutrientes temprano. Si no tienes tu propio compost, hay opciones comerciales disponibles. También puedes usar caca de vaca, oveja o incluso murciélago para fertilizar. El humus de lombriz, la comida de pescado, la ceniza de madera e incluso la orina humana son algunas de las formas que los jardineros más experimentados utilizan para fertilizar sus plantas.
Estos son excelentes si deseas ingresar en el lado más técnico del crecimiento, pero si no quieres tener que preocuparte por los nutrientes específicos y el equilibrio del pH de tu suelo, los fertilizantes comerciales líquidos son ideales. Las virutas de coco le dan al suelo un buen drenaje y aumentan la friabilidad, evitando que sus raíces se vuelvan anegadas.

Aire

Todas las plantas de marihuana necesitan una brisa fluida. Esto no solo ayuda a crear tallos sanos y fuertes (con los cuales podrá mantener todos esos brotes masivos y deliciosos con los que crecerá) sino que también ayuda a circular el aire rico en CO2.
Tu planta necesitará bastante CO2 (la cosa que nosotros exhalamos y las plantas inhalan) para crecer de manera saludable, incluso para una pequeña planta de marihuana. Las plantas usan CO2 para iniciar la fotosíntesis y crear nuevas células, por lo que procesarán rápidamente el CO2 del aire.
Por esto es de suma importancia que cualquier cultivo, grande o pequeño, tenga aire nuevo cargado de CO2 que se esté bombeando en su espacio de crecimiento constantemente. La configuración del ventilador no solo le dará a su planta mucho CO2 para respirar, sino que también ayudará a eliminar el aire caliente de las fuentes de iluminación, lo cual es muy importante si no deseas que la planta se seque demasiado rápido.
La mayoría de los cultivadores de mini cannabis usan un sistema simple de dos ventiladores. Este sistema es barato y fácil de encontrar, ya que la mejor manera de lograrlo es utilizando un ventilador de computadora reconfigurado.
Se pueden colocar dos ventiladores en la entrada de tu cabaña de cultivo: uno arriba del espacio de cultivo y el otro abajo, un poco más cerca de la altura de la tierra. El ventilador inferior soplará aire fresco, rico en CO2, ejerciendo (buena) tensión en los tallos y enfriando el espacio de cultivo. El segundo ventilador, más alto, succionará el aire pobre en CO2, así como el calor.
Muchos cultivadores eligen colocar algún tipo de filtro de aire en el lado de admisión del ventilador inferior, lo que ayudará a prevenir la entrada de plagas y esporas que podrían dañar la salud de las plantas. Si estás preocupado por el mal olor de tu pequeño bulto de alegría, también coloca un filtro en el lado de admisión del ventilador superior.

Fuego

La iluminación y el calor van de la mano cuando se trata de una mini cosecha de marihuana. Debido al pequeño espacio, combinado con la constante necesidad de luz de las plantas, el calor puede acumularse muy rápidamente si no se tiene cuidado con el tipo de luz que utilizas.
Si bien las configuraciones de iluminación varían desde las súper baratas hasta las más caras, hay algunos tipos de bombillas que son absolutamente necesarias. Dependiendo de la cantidad de dinero que quieras poner en tu instalación, es posible que necesites obtener algunos tipos diferentes de bombillas para las variadas etapas de crecimiento de la planta. Cualquier bombilla que uses debe producir al menos 400W de energía lumínica.

Tubos fluorescentes/IFC
Los tubos fluorescentes e IFC (iluminación fluorescente compacta) son opciones fantásticas y relativamente baratas, muy útiles cuando se utiliza una configuración de microcultivo. No producen mucho calor y ofrecen una excelente fuente de luz. Estas lámparas no son generalmente de amplio espectro, por lo que deberás tener una variedad que se adapte al ciclo de crecimiento de las plantas. Las plantas vegetativas requieren más luz azul, mientras que las plantas con flores necesitan luz roja.
SAP/HPI
Las lámparas de Vapor de sodio a alta presión (SAP) y las Lámparas de Haluro Metálico de alto voltaje (HPI, por sus siglas en inglés) son excelentes para operaciones de mayor crecimiento, ya que son livianas, económicas y proveen una gran cantidad de luz. Sin embargo, también desprenden bastante calor, por lo que no son ideales para operaciones de microcultivo, ya que tienden a secar peligrosamente las plantas.
LED
Las lámparas de diodo emisor de luz (LED) son excelentes para las condiciones de microcultivo porque son compactas, prácticamente no emiten calor, y ofrecen a las plantas un amplio espectro de luz, adecuado durante todo su ciclo de crecimiento. El principal contratiempo para los micro cultivadores al considerar las lámparas LED es su precio. Las configuraciones de lámparas de cultivo LED son increíblemente caras, pero algunos argumentan que vale la pena el precio.

Agua

Idealmente querrás regar tus plantas desde el fondo, permitiendo que el suelo y el sistema de raíces absorban la cantidad de agua que necesita. Esto también evita que los químicos nocivos o las esporas de hongos/bacterias que tus plantas no quieren caigan hacia el suelo.
El riego de arriba hacia abajo esencialmente obliga a tu planta a absorber cualquier cosa que esté en el agua (cloro, óxido, flúor y otros nutrientes que no son beneficiosos), ya sea que los desee o no. Debido a que estás utilizando una configuración de microcultivo, tu planta necesitará una gran cantidad de agua. Mantener a tu pequeño bebé hidratado sin ahogarlo puede ser un equilibrio delicado, pero los sistemas de riego de abajo hacia arriba pueden ayudar a mantener la planta correctamente regada.
Los sistemas hidropónicos son una excelente opción para los cultivadores que tienen un poco más de espacio, tiempo, dinero y experiencia, pero pueden ser un poco intimidantes para los nuevos cultivadores o para aquellos con un espacio muy limitado.

Puro Método, No Hay Locura

Mantener tu planta sana y feliz es una forma segura de producir cogollos de alta calidad. En un entorno de microcultivo, es poco probable que esperes un rendimiento masivo, pero eso no significa que lo que cultivas no puede ser una cosecha satisfactoria para ti.
Seguir estas pautas seguramente te ayudará a producir brotes de alta calidad en una pequeña cantidad de espacio. Existen bastantes técnicas a considerar si deseas que tu planta sea más grande, más tupida y más compacta... Pero primero aumenta tu confianza y cosecha tus recompensas en una escala más pequeña antes de pasar a cosas más grandes y mejores.
Cantidad de palabras: 1800

Share